Alejandro Magno contra Diógenes el cínico.

Dos grandezas.

Uno altivo, otro sin ley,
así dos hablando están:
-Yo soy Alejandro el rey.
– Y yo Diógenes el can.

– Vengo a hacerte más honrada

tu vida de caracol.

¿Qué quieres de mí?

– Yo, nada;
que no me quites el sol.

-Mi poder… es asombroso,
-pero a mí nada me asombra.
– Yo puedo hacerte dichoso.
– Lo sé, no haciéndome sombra.

-Tendrás riquezas sin tasa,
un palacio y un dosel.
– ¿Y para qué quiero casa
más grande que este tonel?

– Mantos reales gastarás
de oro y seda. – ¡Nada, nada!
¿No ves que me abriga más
esta capa remendada?

– Ricos manjares devoro.
– Yo con pan duro me allano.
– Bebo el Chipre en copas de oro.
– Yo bebo el agua en la mano.

– Mandaré cuanto tú mandes.
¡Vanidad de cosas vanas!
-¿Y a unas miserias tan grandes
las llamáis dichas humanas?

– Mi poder a cuantos gimen
va con gloria a socorrer.
-¡La gloria!, capa del crimen;
crimen sin capa, ¡el poder!

-Toda la tierra, iracundo,
tengo postrada ante mí.
-¿Y eres el dueño del mundo,
no siendo dueño de ti?

-Yo sé que, del orbe dueño,
seré del mundo el dichoso.
– Yo sé que tu último sueño
será tu primer reposo.

– Yo impongo a mi arbitrio leyes
– ¿Tanto de injusto blasonas?
– Llevo vencidos cien reyes.
– ¡Buen bandido de coronas!

– Vivir podré aborrecido,
mas no moriré olvidado.
– Viviré desconocido,
mas nunca moriré odiado.

– ¡Adiós, pues romper no puedo

de tu cinismo el crisol!
– ¡Adiós! ¡Cuán dichoso quedo,
pues no me quitas el sol!

Y al partir, con mutuo agravio,
uno altivo, otro implacable:
– ¡Miserable! – dice el sabio;
y el rey dice: – !Miserable!

Ramón de Campoamor.

15 comentarios para “Alejandro Magno contra Diógenes el cínico.”

  1. Flecha y Guillermo 2ºA Says:

    Buenas TONI! Aqui tus alumnos Flecha y Guillermo. Queríamos comentarte que hemos leído “Dos Grandezas” en una de estas profundas tardes para recordar, que dan pleno sentido a la vida y nos ha gustado mucho, ha estado muy “Chuli”. Hemos pensado componer una canción con el grupo de Flecha, “Indiferentes” utilizando estos bellos versos con destellos efímeros como diría Friedrich. La tocaremos en versión rock, que es lo que a nosotros nos gusta. La cantaremos a dúo. No la tendremos lista para el concierto del día 17 pero ya te avisaremos. Y recuerda Toni, todos estamos hechos del mismo barro, pero no del mismo molde. Saludos.

  2. Por supuesto, deseo oír esa varsión rockera del poema. Eso sí, cantadla vistiendo un taparrabos y con un tonel a la espalda, a modo de caracol, en honor a Diogénes.
    Saludos

  3. Guillermo y Flecha Says:

    Por cierto Tony, la foto de Atlas sosteniendo el mundo es INCREIBLE! muy bonita.

  4. “El esencial es invisible a los ojos, solo se ve bien con el corazón” El principito…
    Un corazón enfermo necesita siempre mas y más…y siempre está vacío, un corazón pleno, no más con la luz de sol esta feliz.

  5. la locura se puede mezclar con la sabiduria,pero la brutalidad no.

  6. Cristina Says:

    Me ha llamado la atención en varios sitios a los que he entrado buscando la letra original de este genial poema de Campoamor, que en todos los casos en la anteúltima estrofa se ha incurrido en un error seguramente involuntario. En el verso donde Alejandro dice: “Adiós, cuán dichoso quedo, de tu cinismo el crisol!” debería decir: “Adiós, pues romper no puedo de tu cinismo el crisol!”, a lo que Diógenes sí contesta: “Adiós, cuán dichoso quedo, pues no me quitas el sol!” Doy fe de esto, porque en mi niñez disfruté junto a mi padre de éste y otros maravillosos poemas de don Ramón de Campoamor directamente de su libro original que perteneció a mi abuelo, el que lamentablemente nos fue sustraído, nunca se supo por quién o en qué circunstancias. Ruego sepan disculpar mi atrevimiento, sinceramente sería un gran placer para mí ver correctamente escritas estas líneas, para que llegue a todos los amantes de las buenas letras en su forma original. Muchas Gracias por su valioso aporte.

  7. genial.
    llegué via facebook, cosas de la interné

  8. José Antonio Tomás Says:

    Hola: Cuando tenía diez años interpreté el papel de Diógenes en el teatro de mi pueblo con un amigo que representó a Alejandro el Rey. Reconozco que se puede ser más feliz siendo Diógenes que Alejandro.
    Un saludo

  9. Selvint Osorio Says:

    ¡Sensacionalmente interesante! No cabe duda que las apariencias siempre engañan y quien mayor poder parece tener, resulta al final carecer de lo más importante, ¡La dicha de vivir! Saludos desde Guatemala!

  10. muy bueno

  11. Hola, en la estrofa 7 , quién dice ”vanidad de vanidades?
    No me queda claro,

    Un saludo

  12. un tal miguel Says:

    jajajajajajajajaj demasiado bueno Diogenes. se lo recomendaría a cualquiera gracias de verdad colega por excelente poema me alegra el día si tienes mas mándame para seguir aprendiendo de manera divertida, es como la situación de Venezuela, el buen rico es un bolsa como Alejando y el pobre tiene algo de Diogenes, lo que pasa es que el pobre es un poco deshonesto por que se colea en las colas, es revendedor, estafador y derrochador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: